personalidad

La interacción social y el desarrollo de la personalidad

El concepto de personalidad se define como la organización, consistente en el tiempo, de las características psicológicas, físicas y sociales que posee una persona, que lo hace único con respecto al resto. Esta se compone de dos elementos: el temperamento (de origen biológico) y el carácter (de origen social). 

Desde las Teorías constructivistas, la sociología y la psicología clínica se plantean cuestiones  sobre qué aspectos de la personalidad se ven condicionados de forma directa según el tipo de interacción que tengamos. Veamos algunos de los aspectos de la personalidad influenciados por la interacción humana:

  • Los estilos cognitivos: El concepto estilo cognitivo se refiere a la relación que existe entre la inteligencia y la personalidad, es decir, cómo procesamos la información que recibimos. Este se puede ver en dimensiones tales como la impulsividado reflexividad al dar una respuesta..Es indispensable que haya una buena interacción social en este aspecto en edades tempranas (Educación Infantil, y primeros tramos de Educación Primaria), ya que el estilo cognitivo de una persona sufre pocas variaciones a partir de la adolescencia.

  • Las Habilidades Sociales: Las habilidades sociales se pueden definir como aquella conductas o destrezas que son necesarias a la hora de relacionarse o interaccionar con otras personas. Esto incluye la manera en que uno expresas sus sentimientos, deseos, opiniones o derechos propios. Estas dependen de la calidad en las interacciones recibidas; el nivel de socialización adquirido; lo significativo que hayan sido los intercambios comunicativos, y del éxito social alcanzado tras la realización de aquella conducta.

  • El autoconcepto y la autoestima: el autoconcepto se define como el juicio e imagen que tenemos sobre nosotros mismos. Este engloba aspectos físicos, psicológicos , sociales y morales. Este implica juicios descriptivos y juicios de valor . Ese juicio de valor que hacemos hacia la propia persona se definiría como autoestima. Tanto el autoconcepto como la autoestima reciben un fuerte impulso de la interacción y de la actitud que las personas más significativas para el niño tengan con el mismo.

  • El desarrollo moral: la moral se puede definir como las reglas y posicionamientos por los que se rige el comportamiento de una persona en una sociedad. Esta se transmite desde la infancia a través los llamados “agentes socializadores”, como son la familia, la escuela, el entorno social, los medios de comunicación, etc. Por este motivo, es otro aspecto de la personalidad que que está ligado a la interacción que el niño desarrolle con su entorno.

  • La motivación: la motivación se define como algo que anima y produce interés en una persona para actuar o realizar algo. Esta se divide en motivación intrínseca ( el incentivo es la actividad misma que vamos a realizar) y motivación extrínseca (el incentivo por hacer algo viene por recompensas externas) . La implicación familiar, de los maestros, y de los compañeros determina la motivación extrínseca de forma directa, y la motivación intrínseca de forma indirecta.

  • Regulación emocional: se podría definir como la toma de conciencia entra la emoción existente, el pensamiento y la conducta. Esta se aprende desde la niñez, según coherencia educativa que haya entre los agente educativos del niñ@ (familia, escuela, sociedad…).

    Referencias Bibliográficas y Enlaces de interés:

    POZO, J. (2010).TEORÍAS COGNITIVAS DEL APRENDIZAJE. FACULTAD DE PSICOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID. EDICIONES MORATA, S. L. DÉCIMA EDICIÓN. MADRID, ESPAÑA

    DIÁZ AGUADO, M.J (2006): DEL ACOSO ESCOLAR A LA COOPERACIÓN EN LAS AULAS. PEARSON, PRENCICE HALL. MADRID

    COLL, C. (2000): CONSTRUCTIVISMO E INTERVENCIÓN EDUCATIVA. EN EL CONSTRUCTIVISMO EN LA PRÁCTICA. ESPAÑA, EDITORIAL LABORATORIO EDUCATIVO.

    Rafael Bisquerra, Regulación emocional.


aptitud y rendimiento

¿QUÉ APTITUDES PERSONALES AFECTAN AL RENDIMIENTO ESCOLAR?

El rendimiento escolar de un niño está influenciado por varios factores como pueden ser el tipo de colegio y profesorado que tenga, el entorno socio-cultural del que provenga, sus condiciones familiares y sus propias aptitudes personales.

La RAE define aptitud como la capacidad para operar competentemente en una determinada actividad. En el caso del rendimiento escolar, frecuentemente se asocia esta capacidad al nivel intelectual del alumno (CI). Sin embargo la aptitud va más allá de las simples habilidades intelectuales. Es importante que familia y educadores conozcan los tipos de características individuales o aptitudes personales que influyen en el rendimiento escolar de estos, para poder entender mejor las diferencias entre unos niños y otros.

De este modo podemos encontrar tres tipos de actitudes relevantes para el rendimiento y el aprendizaje del alumnado (Corno y Snow). Estas serían:

1. Aptitudes cognitivas, donde entrarían las habilidades intelectuales de cada estudiante (CI, comprensión verbal..). Aquí también se incluyen los conocimientos previos de los que parte el alumno (por ejemplo para enseñar una multiplicación el niño debe haber consolidado el aprendizaje de las sumas). Un buen educado tiene el deber y la obligación de partir de los conocimientos previos de sus alumnos a la hora de explicar su materia para que estos puedan aprender. Un profesor que sistemáticamente suspende a la mayoría de sus alumnos claramente muestra que no parte de sus conocimientos previos, ni se ajusta su necesidades educativas.

2. Aptitudes afectivas, como puede ser la personalidad, autoestima o motivación del alumnado. Este tipo de aptitudes son más modificables por el entorno de lo que en principio puede parecer. Hay padres y profesores que consiguen que el alumno esté motivado a aprender, que crean curiosidad en él, y otros que provocan aversión o rechazo a los estudios. Del mismo modo, se ha demostrado que la alta autoestima influye positivamente en el aprendizaje y el rendimiento. Para aumentar la autoestima y motivación de un alumno es vital que alabemos el esfuerzo y no nos centremos en penalizar los errores (estos forman parte del aprendizaje).

3. Aptitudes conativas, relativas al control general y a la voluntad del alumnado por aprender. Estas se refiera a que el alumno sea consciente de que estilo cognitivo tiene (de que manera procesa, transforma y utiliza la información que recibe). Hay estudiantes que muestran un estilo impulsivos (que necesitan repasar antes de entregar un examen, trabajo…), otros más reflexivos (que pueden necesita aprender a ajustarse al tiempo de un examen…), otros más flexibles y abierto a los cambios, otros más rígidos,etc. Los estilos cognitivos de cada uno influyen de forma relevante a la hora de aprender, por lo que sería recomendable que los educadores los tengamos en cuenta a la hora de mandar diferentes tipos de actividades y a la hora de enseñar ciertas competencias clave como aprender a aprender.

Como podéis comprobar las aptitudes no solo se limitan al nivel intelectual del niño. Todas las aptitudes expuestas están influidas por el entorno del menor, donde los educadores tenemos una labor primordial.

Referencias Bibliográficas:
Coll y Miras (1998):características individuales y condiciones de aprendizaje: la búsqueda de interacciones.
Fierro, A (1998): personalidad y aprendizaje en el contexto escolar.
Coll, C, Marchesi ,A y Palacios, J(1990): desarrollo psicológico y educación I y II.

Enlaces de interés:

J.Alonso Tapia: Motivación para el aprendizaje

Josemsanchez: estilos cognitivos

J.A López: La importancia de los conocimientos previos para el aprendizaje de nuevos contenidos