resolución de conflictos

RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS FAMILIARES

Un conflicto se podría definir por ser una situación en la que entran en confrontación dos o más personas o grupos de personas. El conflicto no solo surge por pensar distinto, sino que implica intereses contrapuestos u oposición entre las partes.

Tanto en nuestra familia como con cualquier otra persona, sabemos que tenemos un confictos cuando encontramos tensiones, acusaciones, falta de entendimiento, o falta de acuerdo. Que exista esta controversia es algo normal e inevitable dentro de las relaciones sociales. Por ello, no tiene sentido pretender que no surgan, pues es algo utópico e irreal, pero es importante saber afrontarlos de forma satisfactoria, para el bienestar familiar.

¿Qué motivos suelen provocar más conflictos familiares?

  • Diferencias de intereses, necesidades y deseos de cada uno (por ejemplo,si un hijo quiere salir con sus amigos y el progenitor quiere que se quede en casa estudiando).
  • Diferencia de opinión sobre qué hay que hacer y cómo hay que hacerlo (por ejemplo, entre los padres ciertas cuestiones sobre cómo educar a los niños, cómo y cuando dar premios y castigos, etc).
  • Por tener el mismo interés y no querer o no saber cómo compartirlo (por ejemplo, si dos hermanos quieren ponerse la misma prenda el mismo día).
  • Diferencia de  ideales o valores (por ejemplo, en una comida familiar sale un tema político y cada parte quiere imponer su forma de pensar).

¿Cómo podemos resolver los conflictos?

Podemos encontrar cinco maneras de afrontar un conflicto:

1. Evitación: hacer como que el conflicto no existe. Esto provoca que nos quedemos dentro resentimiento y rencor hacia la otra parte, y malestar en nosotros mismos, por lo que no es una forma recomendable para afrontarlo.

2. Sumisión: aceptar y asumir, sin oposición, la posición del otro aunque no estemos de acuerdo. Esto, además de provocar malestar interno y resentimiento hacia el contrario, puede desencadenar fuertes discusiones y peleas (se “echan cosas en cara”).

3. Autoritarismo: esta manera implica afrontar el conflicto de forma autoritaria, sin tener en cuenta los intereses y pensamientos de la otra parte. Esta forma de resolverlo se da si una de las partes tiene poder sobre la otra parte, por ejemplo los padres a los hijos, profesor a los alumnos, jefe a empleado, etc. Aunque esta forma pueda solucionar el conflicto transitoriamente, en el ámbito familiar aleja afectivamente a la parte sometida (falta de confianza para contar los problemas o inquitudes por miedo al castigo, etc).

4. Negociación: en este caso el conflicto se soluciona por medio del diálogo y la voluntad de llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes. Esta manera es muy recomendables cuando existe una relación entre iguales (entre la pareja, entre hermanos, entre amigos, etc). Sin embargo, la negociación no siempre se puede dar en las relaciones entre padres e hijos, ya que los segundos deben ser educados y guiados por los primeros (habrá cosas que el hijo deberá hacer aunque no le apetezca).

5. Disciplina inductiva:  esta solución la situariamos entre la imposición y la negociación. Se trata de una autoridad razonada. Esta es la forma más recomendable para solucionar los conflictos entre los padres y los hijos. En este caso, las normas son previamente acordadas por ambas partes, y se apoyan en razones que resaltan el interés del que tiene que cumplirlas. Un ejemplo de esto podría ser explicarle al hijo que debe colaborar con las tareas de la casa antes de poder hacer lo que le gusta (salir, jugar a la playstation…), del mismo modo que los adultos cumplimos con nuestras responsabilidades (trabajar, hacer las labores del hogar, etc) antes de sentarnos a descansar o hacer lo que nos plazca.

Como veis, los motivos que causan los conflictos son muy diversos. Saber identificarlos, manejarlos y afrontarlos es imprescindible para poder tener una convivencia sana dentro del hogar.

Bibliografía:

UNICEF, 04: Guía de Orientación para la intervención en situaciones conflictivas y de vulneración de derechos en el escenario escolar.

Enlaces de interés:

Guía: Cómo resolver los conflictos familiares, atención a familias madrileñas.